Menú principal

Los destinos turísticos más misteriosos

Los 5 destinos turísticos más misteriosos

El verano toca, poco a poco, a su fín. Es por eso que, ante la llegada del otoño, el frío y la melancolía de esta fase del año, tan digna de Edgar Allan Poe, vamos a iniciar un especial sobre los destinos turísticos más misteriosos, sobrecogedores y aterradores para viajar.

La mansión inacabable

En la soleada y feliz localidad de San José, en California, se encuentra la que muchos consideran como la mansión más encantada del mundo. La Mansión Winchester es una enorme propiedad de unas 140 habitaciones, en la que vivió Sarah Winchester, viuda del magnate William Winchester. Sarah contó en su día cómo el fantasma de su marido se le apareció y la amenazó con atormentarla si la construcción de la casa paraba en algún momento. Así es que, durante los 38 años que la viuda sobrevivió a su marido, la mansión no dejó de ampliarse y remodelarse. Hoy en día se utiliza como curioso reclamo turístico.

El bosque suicida

El folklore japonés es rico en demonios y presencias espectrales. No es extraño, por tanto, que un lugar ‘físico’ como el bosque Aokigahara refleje a la perfección esas leyendas que aúnan lo natural con lo demoniaco, la lucha entre lo moderno y ancestral. Este hermoso paraje natural, situado al pie del Monte Fuji, ha sido protagonista de poemas y leyendas, algunas con más de un milenio de antigüedad, que hablan del entorno como un lugar maldito. No en vano, desde los años 50, más de medio millar de japoneses y japonesas han escogido este lugar para quitarse la vida.

El cementerio de Greyfriars

El cementerio de Greyfriars, en Edimburgo, se asocia de manera universal a la historia del perrito Bobby, que custodió la tumba de su fallecido dueño, día tras día, hasta que la parca de los perros fue a buscarle a el. Sin embargo, en este cementerio hay viejas historias sobre ladrones de cadáveres (las rejas de muchos panteones son buena muestra de ello) y fantasmas inquietos, como el de George “Bloody” Mackenzie. Muchos son los testimonios de visitantes que dicen haber experimentado golpes, arañazos y sensaciones extrañas junto a su mausoleo.

Fuego en el cielo

Tal vez Siberia, en Rusia, no sea el lugar más indicado para hacer turismo, ni siquiera para los ávidos del misterio. Sin embargo, la zona de la cuenca del río Tunguska se ha convertido, desde 1908, en una meca para los aficionados al turismo de misterio. El 30 de junio de ese año un misterioso objeto caído del cielo arrasó una zona arbolada y boscosa de más de 2.100 kilómetros cuadrados sin dejar rastro. Los científicos creen que semejante desastre lo provocó un cometa de hielo (de ahí que no quedará rastro), aunque los amantes de la conspiranoia prefieren ver en el fenómeno OVNI e incluso el ‘rayo de la muerte’ de Nikola Tesla la explicación a la catástrofe.

El edificio del diablo

En la esquina noroeste de la calle 72 con Central Park West, en Nueva York, se encuentra el monumental Edificio Dakota. En este bloque se rodó la legendaria película de Roman Polanski ‘La Semilla del Diablo’ y ha contado entre sus ilustres moradores con Lauren Bacall, Robert Duvall, Leonard Bernstein, Nureyev o Boris Karloff. Además de por haber servido de plató para una de las películas de terror más legendarias, el Dakota es destino para los aficionados al turismo de misterio por haber sido el lugar en el que vivía John Lennon cuando fue asesinado. De hecho, su asesino Mark David Chapman le descerrajó cinco tiros en la misma entrada del edificio. Ya antes había innumerables testimonios acerca de las extrañas energías y malas vibraciones que el edificio generaba.

Para no sobrecargaros de malas vibraciones, concluimos por hoy la primera parte de nuestro especial sobre los destinos turísticos más misteriosos. Próximamente seguiremos trayendo casas encantadas, lugares malditos y bosques lúgubres.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>