Menú principal

Las infecciones intestinales en verano

las infecciones intestinales en verano

Las infecciones intestinales en verano son tan propias de las vacaciones como las chanclas, las tumbonas o los mojitos. No es que nuestro estómago esté especialmente sensible en esta época del año, sino que los cambios de horarios y rutinas, el agua de los destinos vacacionales, la diferente alimentación y el calor pueden jugarnos una mala pasada. Hoy te mostraremos algunas de las causas de estas dolencias y, asimismo, las maneras para evitarlas.

Cuidado con los alimentos

El calor reduce de manera drástica el tiempo de conservación de los alimentos. Frutas, verduras y especialmente carnes y pescados tienen que consumirse cuanto antes, lavarse muy bien y mantenerse refrigerados en todo momento. La Organización Mundial de la Salud recomienda, en el caso de las frutas y verduras crudas, lavarlas con agua con un par de gotas de lejía diluida para desinfectarlas.

La temperatura de cocción de los alimentos debe ser como mínimo de 70 grados. Es necesario que las personas que vayan a cocinar se laven bien las manos antes y después de manipular los alimentos. Además, se debe limpiar las superficies sobre las que se corta, despieza o trabajan los alimentos.

La salmonelosis, colitis, rotavirus o shigella son enfermedades y bacterias que son enemigas acérrimas de la higiene. Por lo tanto, cuanto más limpias estén tus manos, herramientas de cocina y superficies, más garantizarás tu salud intestinal y la de los tuyos.

Hay que tener cuidado especial con la carne de ave en esta época, cocinarla bien y no dejarla nunca demasiado tiempo fuera de la nevera. Asimismo, hay que extremar la precaución con los alimentos que lleven huevo. Hay que evitar que partes de la cáscara caigan en el plato, lavar el huevo muy bien antes de procesarlo y consumir productos frescos y perfectamente refrigerados. En caso de duda, siempre se puede utilizar ovoproducto pasteurizado como alternativa.

Consumo rápido

Todo lo que se cocine y compre se debe consumir de inmediato. Si se prepara la comida con tiempo nunca debe permanecer fuera de la nevera o el congelador. En el caso del agua, te recomendamos que, en la medida de lo posible, laves tus alimentos y consumas agua embotellada.

Síntomas

Las infecciones intestinales veraniegas se caracterizan por la presencia de vómitos, diarrea y excesivo movimiento gástrico, dolor abdominal y fiebre. Estas dolencias tienen un periodo de incubación de entre uno y dos días. En el caso de la hepatitis A, esta fase es de alrededor de una semana.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>